Ir al contenido principal

TENGO UNA GATITA PINTORA

Alguno de vosotros ya sabéis que estoy asistiendo a clases en una escuela de arte en Logroño, allí acudo todos los martes y jueves de 10 a 12, tan sólo son dos horas. La verdad es que a todas nos parece que es poco tiempo ya que cuando más  agusto estamos tenemos que recoger todo. 
 
La semana pasada no tuvimos clase, ya que mi profesor se marchó a Valencia para las Fallas, así que me traje el cuadro que estoy pintando "el de la bicicleta" para trabajar en él aquí en casa. Quiero tenerlo terminado para antes de Semana Santa.

Así que el lunes me levanté, arregle la casa, preparé la comida y toda ilusionada me dispuse a pintar. Preparé la paleta con un montón de colores y antes de comenzar a pintar recordé que no había comprado el pan. Como no quería que se me olvidase,  inmediatamente me fui a la panadería, no tardé ni diez minutos, en regresar, entré en casa, me fui a la cocina para dejar el pan  y cuando me dí la vuelta vi a mi gatita Alba y pisadas de óleo en el suelo de la cocina que venían de la planta de abajo, donde tengo mi taller.

 La cogí en brazos, bajé corriendo, y no veáis cómo estaba todo, la paleta estaba en el suelo, y había óleo por doquier, el suelo, la mesa de cristal, la funda del sofá. Sin quitarme el abrigo traté de quitarle el óleo con aguarrás, pero había tanto que se les extendía más y más, traté de ayudarme con agua y jabón pero cada vez había más color. 

Ya no sabía qué hacer, con el abrigo todavía puesto, cargada con ella, con las manos llenas de óleo, la gata toda nerviosa. Ya os podréis imaginar cómo se pone una gata cuando se le pone bajo un grifo.

La subí a la planta de arriba, la encerré en el aseo, bajé a limpiar todo el suelo ya que tenía miedo de que se manchasen de óleo las juntas de cemento que hay entre las baldosas, y limpiar también con aguarrás la funda del sofá. Cuando ya vi que todo esta limpio, me metí en el baño, con toallas viejas, y una jofaina de plástico dispuesta a bañarla.

Así le quedaron las patas después de un buen baño
Y yo acabé completamente mojada, agotada y sin ningunas ganas de pintar.

Aquí tenéis a mi trasto, después de unos días todavía le quedan restos de óleo


 

Comentarios

  1. Mirala que chula esta, y como posa´.

    ResponderEliminar
  2. No me quedan ya tripas para reirme,creo que todos los animales tienen vena artistica...mi gato tiger y mi chihuahita pee wee siempre estan conmigo en mi estudio y ya hace tiempo con pee wee pase un momento como el tuyo...ya me cuido de no dejar nada que puedan pisar o mordisquear..pero pienso que cualquier inconveniente queda pagado con esa carita tan chula que tiene Alba en la foto.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Es preciosa, se le ve feliz. Me imagino cómo debió ser su travesura y la desesperación que sentías de no poder quitarle las manchas. Por experiencia ya sé lo que es un gato cuando lo quieres mojar, la mía se ponía furiosa, de ninguna manera consentía. Curiosamente tengo una amiga que cuando se ducha, la gata va al plato de ducha y tiene que sacarla de allí porque le encanta el agua.
    Cuando comenzabas tu relato por un momento pensé que ibas a mostrarnos el cuadro estropeado por las huellas del animal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A Alba le gusta el agua, y suelo bañarla cuando hace buen tiempo, pero esa vez las dos nos pusimos muy nerviosas hasta me gruñía, y me olvidé de contar que me rompió con las uñas el jersey.
    Casi hubiese preferido que me hubiese manchado el cuadro, ya que con aguarrás el óleo se quita muy bien y si lo de abajo está seco no hay problema.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

ELABORACIÓN DE RAKU - Navarrete

Durante este curso he asistido a unas clases de cerámica que Toño Naharro ha estado dando en su taller. Con anterioridad, en las entradas de "cerámica", ya os he hablado y mostrado algunas de las cosas que he hecho. Y en ésta, os voy a mostrar lo que ayer hicimos para celebrar el fin de curso, y a la vez pasar un bonito día en compañía de todos los grupos que durante el años hemos asistidos. Y para este evento, Toño siempre elige la elaboración de Raku, técnica que nunca antes había visto, y tengo que decir que me encantó participar en ella.  El Raku es una técnica oriental, que se cree que se originó en al siglo XVI en Corea, aunque fue en Japón donde floreció. Raku significa tranquilidad, pero también diversión y felicidad, y la verdad es, que tienen mucha razón en haber elegido estas palabras para definir esta técnica, ya que es lo que ayer yo sentí. 
Horno de Raku
Este es el horno en el que poco a poco Toño iba metiendo las piezas. La temperatura depende del esmalte o ma…

FALLERELA EN EL MACHU PICCHU

Fallerela en el Machu Picchu 80x60cm.
Fallerela es el personaje de un polémico cómic que creó Carlos Recio y que dio mucho que hablar.
"Dicho personaje representa a las falleras de Valencia"
Cuando salió el primer número de dicho tebeo, Carlos me lo regaló, y sabiendo de mi afición por la pintura, me pidió que le pintase un cuadro de Fallerela, para incluirlo en él, ya que otros pintores valencianos lo habían hecho. La verdad es que me hizo ilusión, y como por aquél entonces yo vivía en Lima, pues pensé que no sería mala idea pintar a Fallerela en el Machu Picchu. Ajena a toda la polémica de dicho personaje, me puse manos a la obra y creé este cuadro. A Fallerela la saqué de uno de mis tantos apuntes del natural que tenía en mi carpeta  Y las ruinas de Machu Picchu, de esta foto que tomé cuando estuve allí.
Cuando terminé el cuadro se lo mandé por correo, y quedé esperando que me enviase el cómic con mi trabajo dentro, pero nunca llegó ese momento, luego me enteré que se lo…

JOSE LUÍS MARTÍNEZ FLORIDO - Rivas Vaciamadrid, Madrid

Últimamente las calles de Navarrete se han llenado de artistas. Hoy os voy a hablar de N.A.C.E. 2012.
Como todos los años vengo haciendo, en mi blog Puertas Con Vivencias le dediqué una entrada a dicho evento y, en ella, ya os mostré una cerradura hecha toda ella de cerámica por uno de los artistas que a mí más me gustó y que asistió el año anterior.
Esa vez no le compré nada, pero este año, sabiendo que volvía a participar en la feria de la cerámica, no dudé en acercarme a visitarle y, dispuesta a traerme a casa una de sus creaciones.

Se trataba del artista Jose Luís Martínes Florido, de Rivas Vaciamadrid, Madrid

Todos los años cada participante presenta una pieza, que se expone en la Sala Román Zaldivar, de las cuales el jurado elige las tres mejores. Él no recibió ninguno de los premios, pero sí que fue el más votado por el jurado popular. La verdad es que su obra se lo merecía. Me encanta, no sólo por el hecho de que tiene mucho trabajo y tiene mucho realismo, sino porque además…