sábado, 29 de enero de 2011

¡Qué desastre!


Después de guardar las cajas con todos mis apuntes busqué la caja de pinturas, está igual que la dejé hace tres años. Bueno, es un decir ya que la mayoría de los tubos de óleos están duros, muchos de ellos todavía son de mi época de artista en Lima, y de eso ya hace 8 años. Carina me ha dicho que los meta en agua caliente, nunca antes lo había escuchado, pero como no tengo nada que perder, lo probaré.


Y que decir de los pinceles, la mayoría están casi si pelos, voy a tener que ir un día de estos a reemplazarlos Ya muy animada, empecé a manchar la paleta con choritos de óleos, blanco, verde, ocres, rojos etc. Me puse delante del lienzo, y empecé a pintar, llevaría como una hora completamente concentrada en el cuadro, cuando de repente mi gato Micifuz, un gato persa de color negro, sin previo a viso dio un salto y "Zas" cayó encima de la paleta, menos mal que reaccioné y rápidamente le cogí del pescuezo, de no haberlo hecho, no se que hubiese pasado.
 Estoy pintando en una terraza, cerrada con ventanas de aluminio, que da a una habitación con una preciosa colcha en la cama y alfombras en el suelo.
Me bajé corriendo con él todavía cogido del pescuezo a la cocina, y allí como pude le quité el óleo que pude, por supuesto la bayeta fue a parar a la basura, como allí no había peligro de que manchase nada que no se pudiese limpiar con agua, allí lo dejé con la puerta cerrada, y volví a limpiar todo el desastre de mi estudio.
Cuando volví a la cocina esta estaba llena de pisadas de colores, me senté y con paciencia acabé de limpiarlo, por supuesto tuve que cortarle algo de pelo.
Así acabó mi primer día de pintura, lo que si que es cierto que ya había pensado que eso podría pasar ya que es un gatito que le encanta estar conmigo, pero sucedió tan de repente, que me cogió desprevenida. 

sábado, 22 de enero de 2011

¡Qué recuerdos!


El pasado miércoles, debido a que amaneció lloviendo y no pude hacer lo que tenia planeado, decidí buscar la foto que tomé de la puerta del cuadro de Totoritas que no acabé de pintar.
Empecé por los álbumes de fotos, pero en ninguno de ellos estaba, recordé que en el armario donde había puesto todo lo relacionado con la pintura, habían dos cajas donde estaban todos mis recortes y apuntes.



Allí estaban, las bajé al suelo y después de vaciarlas, y sentarme sobre la alfombra, empecé a mirar uno por uno todos los recortes de revistas, periódicos, fotos y catálogos de exposiciones que fui a ver e iba coleccionando ¡Cuantos recuerdos me venía a la mente!
Sentí nostalgia de aquellos momentos, la mayor parte de ellos eran de Lima, recordé a Ana María y las chicas del taller.
Tres días a la semana estuve asistiendo a las clases, lunes, miércoles y viernes de 9 a.m. a 13 p.m.  Conforme íbamos llegando a clase, poníamos nuestro nombre en una pizarra, que Ana María había puesto para poder seguir un orden. Tuve mucha suerte de haberle conocido, ella era y lo es, ya que todavía continua con el taller, muy innovadora y con muchas ganas de hacer cosas nuevas. Me enseñó un montón de técnicas. No solo eran clases de prácticas, también nos dio clases de teoría, perspectiva, y apuntes al natural, con distintos modelos, masculino y femenino.





Fui ordenando y colocando todo dentro de la misma caja, al mismo tiempo que miraba y remiraba cada uno. Recordando cuando y el porqué los guardé.




Aparecieron bocetos que había hecho y también algunas acuarelas. Como esta que hice del señor que nos vendía las verduras en Miraflores, el barrio donde viví.
 Desgraciadamente lo que buscaba no apareció, volvía a cerrar la caja y guardarla en el armario, pensando que algún día alguno  me servirá para darme una idea o inspiración.
   

martes, 18 de enero de 2011

Casualidad?

La semana pasada, cuando empecé a sacara todos mis pinceles, y demás utensilios de pintura, apareció ante mi el último cuadro que estaba pintando por aquellos días. Me llevé la gran sorpresa al ver que se trataba de la entrada de una casa, con su puerta decorada con tinajas y una enredadera cubierta de flores trepando por sus paredes.

Era de una foto que tomé en Totoritas, una de las playas en el Perú donde solíamos acudir muy a menudo.
No se si será casualidad o qué. Pero me pregunto, si puede tener alguna conexión. ¡Quién me iba a decir a mi por aquél entonces que acabaría creando un blog dedicado a las puertas! Se llama Puertas Con Vivencias, y el haber creado ese blog, ha hecho que me anime y vuelva a pintar.



Aquí está, tal y como se quedó y después de haber pasado tres años envuelto entre papeles y guardado en el armario.

Espero que este sea el primero de la idea que tengo en mente. Quiero pintar una  serie de cuadros que tengan relación con mi otro blog Puertas Con Vivencias, que en su mayoría está dedicado a los pueblos riojanos. 

Voy a pintar un cuadro de cada pueblo de la Comunidad Autónoma de La Rioja, y digo de cada pueblo, ya que estoy visitando todos los pueblos de La Rioja, sin dejar ninguno. Hasta los abandonados, y las aldeas pequeñas, en la que tan solo hay unas pocas personas viviendo en ellas.
Me encantaría poder mostrároslos, pero primero voy a terminar este, se lo he prometido a mi amiga Rosario Raro, a ella también le tengo mucho que agradecer ya que me anima mucho a seguir haciendo cosas como estas.

lunes, 17 de enero de 2011

MI AUTORRETRATO - Técnica del Pastel

Fue por casualidad cuando me metí en el mundo del arte. A comienzos del año 1997 mi amiga Carina yo yo decidimos apuntarnos en un curso de fotografía en Toulouse Lautrec, una academia de arte que había en Lima, Perú. Nos llevamos mucha desilusión cuando nos dijeron que ya estaba completo, pero también nos dijeron que iban a empezar un curso de inicio al dibujo en el que todavía les quedaban unas plazas libres. Nos miramos  y dijimos que ¿por que no? Así que sin haberlo planeado comenzamos nuestro curso de "Inicio al Dibujo", después hicimos otro de Inicio al Óleo y allí comenzó nuestra experiencia con el óleo, acuarela, técnica mixtas etc. ¡"Nos convertimos en artistas"! y regresamos a España con un montón de cuadros realizados por nosotras, ya que después de Toulouse Lautrec nos enteramos de que una pintora peruana llamada Ana María Pizarro tenía un taller donde daba clases de arte  y allí que nos fuimos.

Este autorretrato lo hice en Toulose Lautrec, en 1997


Carina se enfadó mucho cuando el profesor me lo toco, ya que según ella, él me estropeó la nariz. Y así se quedó, no me atreví a tocarlo ya que está hecho a pastel y cuanto más lo retocaba era peor. Pero para ser lo primero que hice no quedé descontenta.

CAMBIO DE HORA - Abstracto

Así he titulado este cuadro que al parecer a nadie le gusta Para crearlo me inspiré en un boceto que hice, de imágenes...