Ir al contenido principal

MACETA DE BONSÁI


Aquí os muestro la gran obra abstracta que me quedó en mi primer intento con el torno. Me resulta muy difícil, pero supongo que con la práctica algo (mejor) conseguiré.
Realmente, ésto tendría que haber acabado estrujado, y tirado al montón de barro para reciclar, pero cuando se me espachurró todo y quedó tal y como lo veis, inmediatamente pensé en una maceta, para uno de mis bonsáis, y como Toño Naharro, mi profe, estaba explicando cosas a otros alumnos y no me veía. Ya que de haber estado a  mi lado, me hubiese dicho que lo tirase y que comenzase otro, pues le quité con una esponja algunas de las tantas imperfecciones que tenía, y lo dejé tal cual. 

Y aquí está el resultado
La verdad es que necesitaba una pieza para poder practicar los engobes, técnica que también tengo que mejorar


Trabajos finalizados
Ya veréis que bonita me queda cuando le ponga un arbolito, ahora mismo estoy dudando en si plantar en ella un granado o un acebo de hoja verde 



Comentarios

  1. Aquí te quedaría bien un granado. Sin duda.
    Salix

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo he plantado, ahora toca esperar que no se muera, lo hice de unos granos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS ENCIERROS DE LOS SANFERMINES - Pamplona

Los Encierros Como vengo haciendo desde hace muchos años, también hoy me he sentado delante del televisor para ver los encierros y, lo primero que he hecho ha sido ubicar a David Rodríguez, corredor madrileño, que desde el año 1994 nunca falta a su cita. Ya está considerado como uno de los corredores de élite en los Sanfermines.  Y, cómo siempre está en la calle Estafeta, y lleva la misma ropa, "pantalón blanco y camiseta blanca con los hombros y media espalda de color verde", enseguida lo he encontrado.  
Y, para mi exposición Tauromacua, realicé esta acuarela de él corriendo en "la curva de Telefónica" en los encierros del año pasado, pero al final no lo he presentado. 

INSPIRADA EN UNA DE LAS CULTURAS DEL PERÚ

RETRATO DE BRAD PITT